En plena era de Big Data, la mayoría de las decisiones de negocio que toman las empresas se basan en los que revelan los datos. Así, una base de datos fiable y de calidad constituye su principal activo: facilidad en la creación y mantenimiento de sistemas CRM, ayuda en la fidelización y visión única del cliente son solo algunos de los beneficios que proporciona utilizar un sistema de calidad de datos aplicado al Big Data y puesto a disposición de los Departamentos Comerciales.

En este sentido, las organizaciones deben ser cada vez más conscientes de que una información deficiente o errónea sobre sus clientes puede acarrear consecuencias potencialmente negativas. Con el fin de obtener un buen rendimiento, y sacar partido de sus beneficios, conviene establecer una estrategia de gestión de datos basada en una planificación efectiva, y sustentada en pilares clave. ¿Cuáles serían estos pilares?:

  • Revisar periódicamente nuestra base de datos para asegurar que no hay registros repetidos, direcciones incompletas o teléfonos imposibles. Igualmente, comprobar que no incluya faltas de ortografía o errores tipográficos.
  • Implantar una o varias fuentes fiables de donde se obtendrán estos datos para la mejora de la información de identificación y localización de clientes.
  • Establecer claramente el “dónde” se va a reportar el análisis de estos datos, y el “quién” o “quiénes” serán los responsables de realizar dicha actividad. Esto permitirá generar una visión única de cliente (evitar que existan clientes duplicados en nuestra base de datos) y controlar el proceso de principio a fin.
  • Integrar de manera efectiva el Big Data con otras herramientas tradicionales de gestión de clientes, como el CRM. Los CRM deben ser capaces de organizar otros tipos de información, diferentes a las que se almacenaban tradicionalmente. Un ejemplo sería toda la información proveniente de las redes sociales. De esta forma, aparece el concepto Social CRM. Los comentarios provenientes de las redes sociales deben estar sistematizados y controlados para que Big Data no se vuelva inabordable y podamos crear conocimiento que refuerce los vínculos con el cliente. En esta situación, un sistema de calidad de datos aplicado a la información contenida en un Social CRM se infiere en fundamental: si no hay datos precisos y correctos de nada vale almacenar tal cantidad de información.

La tecnología del Big Data ocupa una posición cada vez más importante en el entorno empresarial, donde ya es posible extraer información de grandes volúmenes de datos no estructurados y heterogéneos. Asimismo, la ingente cantidad de información procedente de diferentes fuentes se transforma en el eje de la toma de decisiones corporativas. Desde una mayor comprensión del cliente, que permita conocer sus necesidades y mejorar su experiencia, las empresas pueden explorar nuevas oportunidades de mercado, optimizando la eficiencia de sus procesos de negocio, y de esta manera impulsar sus ventas.

<< Volver

Share This