En la era digital la información es un activo corporativo que fluye a través de todas las áreas de una organización. Grandes cantidades de datos que crecen de forma exponencial y trascienden incluso más allá de los límites de la propia empresa. Esta situación hace que tanto la gobernanza como la calidad de los datos sean cuestiones prioritarias a la hora de aportar valor en la estrategia de negocio, motivo por el que un número creciente de empresas está incorporando a sus filas el perfil de Director de Datos o Chief Data Officer (CDO).

Sin ir más lejos, en 2019 el 90% de las grandes organizaciones tendrá un CDO, de acuerdo con la consultara tecnológica Gartner. En esta línea, el director de investigación de la consultora, Alan Duncan, considera que los CDO son los embajadores de la nueva cultura de la toma de decisiones basada en hechos y evidencias.

¿Pero en qué consisten exactamente las funciones del CDO? Esta figura es la cabeza pensante que hay detrás de la interpretación de datos: analiza, clasifica y convierte volúmenes masivos de información en estadísticas precisas para establecer modelos predictivos y prescriptivos que ayuden a la toma de decisiones, así como datos muy valiosos que mejoren el rendimiento empresarial.

Se trata de un profesional tecnológico con múltiples facetas, cuyas prioridades y funciones conviene definir. Por un lado, la responsabilidad principal del CDO es gestionar los datos como un activo corporativo; sin embargo,  los  límites de este rol varían de unas compañías a otras, ya que algunas establecen una línea clara entre los datos y la información, mientras que otras la difuminan.  Por tanto, cabe determinar si comparte la responsabilidad con los perfiles corporativos que dirigen las diferentes líneas de negocio y toman las decisiones finales.  En ese sentido, si bien el Chief Information Officer (CIO) desempeña un papel catalizador, el CDO debe entender las  necesidades de negocio y ejercer de proveedor de una plataforma que gestiona uno de los activos más estratégicos de la corporación: los datos.

Calidad de datos, una prioridad para el CDO

Una calidad deficiente de los datos es un problema constante que puede causar grandes pérdidas a las empresas.  Sus síntomas son comunes en prácticamente todas las organizaciones: malas decisiones tomadas por falta de información, incremento de gastos por datos duplicados o sanciones por no cumplir con obligaciones normativas.

Dentro de ese contexto, las empresas deberían entender que si la calidad de sus datos es insuficiente,  sus resultados también lo serán. En la actualidad, es fundamental impulsar una cultura de calidad de los datos en las empresas, pensada como una inversión continua en la creación de valor desde un activo estratégico.

Por tanto, una de las prioridades del CDO es fomentar la importancia de la calidad de los datos con un mensaje claro, capaz de transmitir que la continuidad y el crecimiento del negocio solo pueden lograrse si los datos se gestionan como una responsabilidad corporativa, con el CDO como orquestador.

Un modelo de calidad de datos consistente e integral

Otra cuestión clave dentro de las organizaciones es la falta de un modelo de datos coherente entre las diferentes áreas organizativas, arquitectónicas y corporativas de la empresa. En este sentido, el gobierno de datos proporciona un enfoque global para administrar, mejorar y aprovechar la información de forma que se pueda obtener un conocimiento preciso de los datos, además de saber de dónde provienen y si están alineados con la  política empresarial.

Poniendo en valor la gobernanza y la gestión de los datos se consigue incrementar los ingresos, aumentar la cuota de mercado y crecimiento de la oferta de productos, así como garantizar la entrega de datos fiables y seguros para cumplir con las normativas. De este modo también se pueden optimizar las experiencias de clientes y mejorar la eficacia de las cadenas de suministro.

Por tanto, el CDO debe alinear la estrategia de gestión de la información con la de negocio y ser capaz de  transformar los datos en una ventaja competitiva para su empresa. Así también podrá asegurar  que los recursos están en el lugar apropiado para identificar posibles oportunidades y crear valor para el negocio.

Pilar de Álvaro -CMO de DEYDE

<< Volver

Share This