En un entorno empresarial como el financiero, donde producto y precio son elementos cada vez menos diferenciadores, factores como la Transformación Digital, Big Data o Inteligencia comercial están adquiriendo una mayor relevancia, permitiendo a estos negocios ser mucho más eficientes. Dichas premisas basan su éxito en la calidad y enriquecimiento de datos.

Una adecuada estrategia de Calidad de Datos va a permitir a las empresas financieras mejorar su imagen de marca, conseguir sus objetivos de inteligencia comercial y obtener una visión única o de 360º de cada cliente. Sin olvidar también que las herramientas que posteriormente usan estos datos normalizados y corregidos, como MDMs, BI o Sistemas de Información Geográfica, funcionarán mejor y ofrecerán resultados más precisos.

En materia legal, y teniendo la obligación estas organizaciones de cumplir con estrictas regulaciones nacionales e internacionales (Basilea III) para mitigar e identificar actividades ilegales, como el lavado de dinero y/o el fraude, resulta imperativo que éstas posean una imagen precisa de los datos de sus clientes.

La información es valor

Hasta hace poco tiempo, los bancos no necesitaban aplicar inteligencia avanzada sobre sus datos. Sin embargo, la importante reestructuración que este sector ha protagonizado a nivel mundial, y más aún, el ingente aumento del número de datos, ha propiciado un proceso de unificación de distintas fuentes y Bases de Datos y la actualización de sus datos.

La cantidad de datos producidos en la actualidad alcanza un volumen que ya se mide en zettabytes y supera las capacidades físicas de cualquier BBDD tradicional. En este sentido, los riesgos para las instituciones financieras a la hora de acceder, gestionar y proteger su información se multiplican. Se da por tanto una situación en la que la presencia de errores o inconsistencias es un factor muy real, dado que dichas entidades se ven en la obligación de gestionar no sólo repositorios de datos estructurados, sino también no estructurados o flujos derivados de una variedad de fuentes como Redes Sociales, RFID, Sistemas GPS o dispositivos inteligentes.

Disponer de buenos datos geográficos y sociodemográficos es imprescindible para llevar a cabo campañas comerciales y de marketing efectivas. Sin embargo, en la mayoría de los países con un alto volumen de habitantes y con gran número de compañías, las Bases de Datos de clientes suelen contener un importante número de errores (direcciones ilocalizables, nombres poco identificables, duplicidades o información incompleta). Dichos errores impiden a estas organizaciones obtener inteligencia de negocio.

Calidad y enriquecimiento de datos: una solución con múltiples ventajas

El sector financiero debe aprovechar la ventaja competitiva que le aporta la información de valor que tiene de sus clientes, incorporando nuevas tecnologías y metodologías que le permitan transformar esa información en experiencia de usuario. En este sentido, se hace necesario contar con una solución de normalización/deduplicación que asegure que los registros de las Bases de Datos son correctos, evitando errores en campos tan importantes cómo nombres de clientes, direcciones postales o correos electrónicos y teléfonos.

Estableciendo un adecuado sistema de Calidad de Datos que realice la limpieza y estandarización necesaria, se prevendrán ineficiencias a nivel operativo, de cumplimiento normativo o de imagen corporativa. Asimismo, se garantizará unos resultados mucho más óptimos en los ulteriores análisis, lo que generará una ventaja competitiva para la empresa.

imagen

Share This