Una de las novedades en lo referido a derechos digitales son los cambios que ha experimentado en la actualidad la protección de datos. La necesidad por parte de las empresas de adaptarse a este nuevo marco regulatorio implica una serie de cambios y conocer al detalle la nueva normativa para que los datos estén seguros. 

 

¿Qué son los derechos digitales? 

Los derechos forman parte de cualquier tipo de sociedad, vivimos en la era de la tecnología y por eso hoy también existen los derechos en el mundo digital. Estos derechos digitales podríamos definirlos como los permisos de las personas para el uso de diferentes dispositivos electrónicos y redes de comunicación de manera legítima y respetuosa. También se incluye la protección de datos que reciben las personas mientras usan las diferentes herramientas digitales con las que todos podemos contar hoy en día.

 

Las novedades de la nueva ley de protección de datos 

El 5 de diciembre de 2018 se aprobó la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales, su objetivo era adaptar a la legislación española el reglamento anteriormente aprobado en la Unión Europea.

Al mismo tiempo buscaba hacer efectivo el artículo 18.4 de la Constitución que nos afecta a todos en lo relativo al uso de la red digital. El objetivo de esta ley era regular el mundo digital, cada vez más entrelazado a nuestras vidas y a los diferentes dispositivos con los que contamos tanto en nuestro hogar como también en el ámbito del trabajo.

 

Los principales derechos  

Entre los diversos derechos digitales que recoge esta ley se incluyen tanto los de carácter personal y de seguridad como los de uso y acceso. Gracias a ellos se permiten el acceso a las redes, el uso que se hace de ellas y la seguridad con la que cuentan. Algunos de los derechos más importantes son los siguientes:

Derecho a la neutralidad de Internet: se trata de la obligación de los diferentes proveedores de ofrecer ofertas transparentes para todos los usuarios.

– Acceso universal: su objetivo es que todo el mundo pueda acceder a un servicio de calidad que no sea en ningún caso discriminatorio.

– Seguridad digital: las comunicaciones entre los diversos usuarios deben ser totalmente seguras.

– Educación digital: persigue el objetivo de introducir en la sociedad digital a todos los alumnos para que usen las redes de una forma segura y respetando la dignidad y los derechos fundamentales.

– Protección hacia los menores: se trata de un derecho para los menores pero de un deber para sus tutores legales. Se trata de que desarrollen un uso equilibrado y de aplicar las medidas necesarias para su protección por parte del estado.

 

Olvido, intimidad y testamento

– Derecho al olvido: es uno de los derechos más importantes. En él se recoge la obligación por parte de los motores de búsqueda y las redes sociales de eliminar información relativa a una persona cuando esta sea inadecuada o inexacta.

– Intimidad en el trabajo: recoge el derecho a que los trabajadores dispongan de intimidad en los dispositivos facilitados por la empresa, separando el uso que se hace de los mismos a nivel personal o a nivel empresarial.

– Testamento digital: este artículo de la ley busca regular lo relativo a la información que se encuentra en la red de una persona que ha fallecido, así como los derechos de sus familiares y herederos.

 

Las obligaciones del estado  

La nueva ley también busca implicar al estado en la transformación digital. Para ello obliga al gobierno a crear un plan de acceso a Internet destinado a eliminar las brechas digitales (económicas, necesidades especiales, colectivos vulnerables…).

Al mismo tiempo también tiene la obligación de poner en marcha un plan de actuación. El objetivo de este es que los menores de edad hagan un uso responsable y educativo de todos los dispositivos digitales a los que tengan acceso y de las redes.

 

¿Cómo afecta la nueva ley a las empresas? 

La protección de datos en los derechos digitales cobra más importancia en base a esta regulación. Es fundamental cumplirla y realizar todas las modificaciones necesarias tanto en las bases de datos como en las páginas web de las compañías.

Alguno de los cambios necesarios repercute en la política de cookies, los avisos legales, las solicitudes de ubicación o la política de privacidad. También resulta importante poner en contexto la nueva ley en todo lo relacionado a la recogida de datos de los clientes. Esto requiere de un conocimiento específico para no sufrir ningún tipo de incidencia. Cabe destacar que la nueva ley también recoge una serie de sanciones por su incumplimiento tanto a nivel nacional como europeo.

Desde DEYDE creemos que la protección de la información es muy importante. Los derechos digitales es algo de lo que hoy en día todas las empresas tenemos que estar informadas. ¿Le ha quedado alguna duda? Contacte con nosotros sin ningún tipo de problema y se la resolveremos.

Share This