La normalización de dirección es una acción imprescindible para ganar en eficiencia en la gestión de bases de datos. Este artículo te permitirá saber en qué consiste y sus aplicaciones prácticas para tu empresa.

La normalización de dirección: concepto y aplicaciones prácticas

Las bases de datos suelen contar con cientos o miles de entradas. Uno de los problemas recurrentes está, bien en el fallo humano, bien en la falta de actualización de las mismas. El resultado práctico es que las gestiones infructuosas aumentarán porque habrá varias direcciones inservibles. Hoy, con el Big Data, es más importante la calidad que la cantidad.

Este es un buen motivo para aplicar la normalización de dirección. La gestión consiste en ordenar el acceso a los datos. Para ello, se utilizan fuentes de información públicas como Correos, el Instituto Nacional de Estadística, la Agencia Tributaria o el Catastro. Otra operación que se realiza es el cruce de información con la Lista Robinson, para no enviar información a personas que han dejado claro que no desean recibir publicidad.

El resultado de esta acción es que consigues evitar las repeticiones, modificar información errónea y actualizarla. En definitiva, la calidad de la base de datos mejora, y mucho. Los beneficios de realizar esta acción son varios, de ahí que sea importante:

1. Optimización de los recursos

El primero beneficio de aplicar esta acción es que optimizarás los recursos. Esto implica no perder el tiempo en acciones erróneas y, sobre todo, que el espacio que ocupa tu base de datos sea para acciones útiles. En consecuencia, este es un aspecto al que se da mucha importancia. La idea es clara, hacer más comprometiendo los mínimos recursos posibles.

Una empresa u organización no puede utilizar elementos o datos erróneos, entre otras cosas porque no se optimizan los recursos. Por lo tanto, esta acción servirá para minimizar esta problemática.

2. Ahorro de tiempo

Iniciar un proceso de normalización de direcciones servirá, a medio plazo, para que ahorres tiempo. Recuerda que el ahorro de tiempo repercute en la actividad de la organización. Tendrás las direcciones que necesitas y con los datos correctos, de manera que no habrá que hacer modificaciones sobre la marcha. Eso significa que tardarás menos en realizar las gestiones que tienes encomendadas.

Tardar menos es una forma de ganar en competitividad. Sobre todo porque, si no tienes que repetir una acción, el proceso será mucho más fácil.

3. Ahorro de dinero

El proceso de normalización de dirección implica también un ahorro económico sustancial. Gastarás menos en realizar modificaciones o en buscar unos datos porque el acceso será más fácil y, sobre todo, correcto. Incluir un código postal o provincial facilita, y mucho, el acceso a la información. Los sistemas que cotejan información minimizan el margen de error y eso, a la larga, se nota porque la inversión económica en mantenimiento será menor.

Gastar menos en gestionar una base de datos es igualmente importante. Muchas veces hay que delegar en trabajadores estas acciones y, si se tarda más, el coste también aumentará.

4. Mejora de la reputación corporativa

Dirigirte a una persona que se ha dado de baja de una base de datos o con una dirección errónea no da una buena imagen de la empresa u organización. Este es el motivo por el que la implementación de estos procesos supone una mejora de la imagen corporativa. Si te importa esta cuestión, deberías utilizar esta información para cambiar los métodos de localización. Es bueno que tengas en cuenta esta cuestión cuando tomes decisiones sobre la gestión de tu base de datos.

La imagen de la compañía es fundamental, sobre todo si te dedicas a la comercialización de bienes y servicios. Quien no te compra hoy quizás te compre mañana si has dejado un buen sabor de boca, pero no lo hará en caso contrario. De ahí que no deberías despreciar el impacto de los errores que cometas.

Conclusión

Las bases de datos ofrecen un torrente de información para poder contactar y localizar a clientes, proveedores o contactos. Sin embargo, una mala gestión puede resultar engorrosa, hacer perder tiempo, reputación y, a la larga, dinero. Normalizar las direcciones se convierte, pues, en una cuestión de rentabilidad económica para tu negocio u organización. No en vano, hay un coste de oportunidad si no lo haces.

Hay quien se plantea cómo encontrar una empresa que pueda ayudar en estos procesos. Afortunadamente, hoy existen compañías que cuentan con todo lo necesario para que tanto PYMES como grandes empresas puedan gestionar bien sus bases de datos.

¿Quieres iniciar un proceso de normalización de direcciones de tu base de datos? En DEYDE te podemos ayudar porque contarás con un servicio profesional, cualificado y que utiliza una solución específica y personalizada. No dudes, pues, en consultarnos si estás interesado en mejorar la eficiencia en la utilización de datos. Esta es la manera de marcar la diferencia y ser más competitivo.

Share This